La Zona del Silencio, el misterio y la naturaleza

no images were found


Localizado en la convergencia entre tres estados –Coahuila, Chihuahua y Durango-, en el centro del Bolsón de Mapimí, se encuentra la Zona del Silencio, un lugar que ha saltado a la fama por rumores de conos magnéticos, visitas extraterrestres y naturaleza materia de investigación de científicos nacionales y extranjeros.
Los rumores empezaron en 1930, cuando un piloto mexicano que sobrevolaba la zona reportó fallos en las comunicaciones. Luego, en la década de los 70s del siglo pasado, un cohete de la NASA, el Athena, se estrelló en el lugar y tras varias semanas de búsqueda finalmente fue encontrado y llevado de vuelta a los Estados Unidos junto con algunas toneladas de tierra. Desde entonces, los reportes de fallos mecánicos, brújulas que se descontrolan y avistamientos de objetos y luces, aunados a la alta incidencia de aerolitos que caen en la zona, ha despertado la curiosidad de muchos por confirmar las leyendas.
La Zona del Silencio es un lugar desértico, apartado del mundo –algunos ejidos apenas en la región y el centro de investigación de la reserva- en el que las temperaturas alcanzan un máximo de 45°C y un mínimo por debajo de los cero grados centígrados. Parte de la Reserva Natural de la Biósfera de Mapimí, la Zona del Silencio comparte con la reserva la fauna y flora de la región: cactus rojos y violetas y las tortugas endémicas –ahora protegidas, entre lo más llamativo. Así mismo, se hallan fósiles marinos en abundancia pues la zona estuvo sumergida en el mar hace millones de años; finalmente, hay restos de construcciones y vestigios de etnias que habitaron la región en la antigüedad.
Si en búsqueda de conectarse con el universo a través del intenso cielo estrellado, encarar los misterios que parecen poblar la región o simplemente acercase a la naturaleza sorprendente y el desierto inhóspito, es importante adentrarse en la zona con la ayuda de un guía experto, víveres suficientes y mucha agua. La Reserva de la Biósfera a la que pertenece la zona está protegida y la fauna, flora, vestigios arqueológicos y fósiles no deben salir del lugar. La experiencia y las historias que la Zona del Silencio suscitan son más que suficiente para llevar de vuelta a casa.

3 thoughts on “La Zona del Silencio, el misterio y la naturaleza”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *